miércoles, 10 de octubre de 2018

Henry Cavendish, un científico tímido

El 10 de octubre de 1731 nació Henry Cavendish (1731-1810), el físico inglés que calculó la densidad de la Tierra utilizando una balanza de torsión.

 Cavendish era un científico extremadamente tímido y vergonzoso, un hombre que si veía una habitación repleta de gente se quedaba parado sin poder entrar . Un hombre que vestía con ropas pintorescas y pasadas de moda, que se comunicaba con sus amas de llaves por notas y que caminaba por en medio de la calle para evitar los encuentros con otras personas. 
 
Debido a su timidez, si le presentaban a alguien se quedaba con la mirada fija hacia el cielo o se retiraba corriendo. Tras coincidir un día con su ama de llaves en los pasillos de su casa mandó construir otra escalera de servicio para evitar futuros encuentros.


 Los manuscritos encontrados tras su muerte revelaron que aquel hombre extraño era un gran científico, y en uno de ellos describió como midió la densidad de la Tierra.

  Cavendish unió dos esferas mediante una varilla horizontal de poco peso. El conjunto estaba suspendido por su punto medio por hilo de fibra de cuarzo. Este hilo llevaba adosado un espejo sobre el que incidía un rayo de luz que se reflejaba sobre una escala graduada.

  Al colocar junto a cada esfera otra de mayor masa y debido a la atracción entre las masas, la varilla giraba, tal como indicaba el cambio de posición del rayo de luz sobre la escala graduada. Con unos sencillos cálculos pudo determinar la densidad de la Tierra.
 
 

miércoles, 26 de septiembre de 2018

La travesía de Aníbal por los Alpes, un pasaje con leyenda


En el programa del día 24 de septiembre de “A hombros de gigantes” de RNE  y dentro de la  sección que explica grandes hechos históricos, mitos y leyendas desde el punto de vista de la física, nos trasladamos con ayuda de nuestra máquina del tiempo hasta el 218 a.C con la intención de acompañar al cartaginés Aníbal camino de Roma a su paso por los Alpes.

Según nos cuenta el historiador romano Tito Livio: “Llegaron a un paso estrecho, elevado, escarpado y cerrado por una enorme roca. Los soldados talaron y trocearon leña y formaron una enorme pila al lado de la roca. Encendieron la leña y cuando la roca estaba abrasada, rociaron sobre ella vinagre y la deshicieron. Después abrieron la roca con ayuda de los hierros y suavizaron las rampas para hacer posible el paso de hombres y animales. Se consumieron 4 días en torno a la roca”.

Aprovechamos este pasaje para explicar, desde la física, cómo pudo romperse aquella roca de grandes dimensiones.
Puedes acceder al podcast del programa si pulsas sobre el siguiente enlace.
 
 
 

viernes, 8 de junio de 2018

Pedro Duque, ministro de Ciencia


Estimados amigos, estoy escuchando a algunos tertulianos hablar con un tonillo un poco sarcástico sobre el ministro de Ciencia,  Pedro Duque con frases como …. El astronauta del Ministerio,  ainss que bien suena decir por fin Ministerio de Ciencia.

 A astronauta no llega cualquiera, exige tener una buena  formación y un carácter resolutivo ante situaciones difíciles. Duque fue de los primeros de su promoción de Ingenieros Aeronáuticos, es Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional y Académico de la Real Academia de Ingeniería de España, además, tiene experiencia dirigiendo equipos en empresas tecnológicas: ha sido Director de Operaciones del Centro Español de Apoyo a Investigadores y Operaciones para la Estación Espacial y Presidente Ejecutivo de la empresa Deimos Imaging, S.L., una empresa dedicada a la explotación de datos obtenidos por satélites de observación de la tierra, entre otros cargos.
Seguro que os viene a la memoria un buen número de cargos que llegaron a la política con peor currículum y no hay duda de que lo que no sepa lo aprenderá pronto. Vamos a darle por lo menos los 100 días.

 No me gusta hablar de política pero reconozco que con la creación de este ministerio me han tocado la fibra sensible, espero que siga este ministerio a pesar de los cambios de gobierno.

domingo, 27 de mayo de 2018

El Papa Luna y Sergio Blanco


El castillo de Peñíscola (en Castellón) tiene el privilegio de haber sido una de las tres Sedes Pontificas, las otras dos son: el Vaticano y el Palacio de los papas de Aviñón. Este castillo fue el último refugio de Benedicto XIII, conocido como el Papa Luna.
Aquellos que habéis visitado el castillo de Peñíscola, y a los que no se lo recomiendo pues bien merece una visita, habréis podido ver la maravillosa estatua del Papa Luna situada en su parte alta y al lado de su muralla.
Y os preguntareis, ¿qué tiene que ver el famoso cantante Sergio Blanco del grupo Mocedades y El Consorcio, por desgracia ya fallecido, que aparece a su lado? Pues que esa estatua es obra de Sergio, conocido por su faceta de cantante pero desconocido como escultor, y era muy bueno. Se pueden ver estatuas de Sergio en Madrid, Ciudad Real y Peñíscola, entre otros lugares.