sábado, 6 de febrero de 2016

Lo del sastre acabó en desastre



La Torre Eiffel, ese emblemático edificio, guarda tras de sí un montón de historias a lo largo de dilatada historia, como por ejemplo la que relataremos hoy y que tiene como protagonista a  Franz Reichelt, un sastre poco ducho en utilizar el método científico.

A Franz, además de su oficio, le apasionaba la aerodinámica ya que trataba de inventar, con ayuda de sus telas, un traje que fuera capaz de conseguir  que un hombre pudiese volar, vamos, lo que quería inventar era un paracaídas.

Por ello, construyó un traje y lo probó con un muñeco, al que lanzó desde la Torre Eiffel con pero que se estrelló contra el suelo. Franz achacó  aquel resultado a que un muñeco no podía abrir los brazos como lo haría una persona. Para demostrar que si funcionaría, pidió permiso a las autoridades, que, incomprensiblemente, se  le otorgaron. 

Con aquella especie de capa  se subió a la Torre Eiffel el 4 de febrero  de 1912.  La multitud  presente aquel día vio como aquel desafortunado aventurero se estampaba contra el suelo y perdía la vida. 

Podéis ver aquella caída en el siguiente video.


video


No hay comentarios:

Publicar un comentario